18 marzo 2011

Viajes. Jose en Escocia. 12



Día 12
                Esta noche ha llovido mucho, me despertó varias veces la lluvia chocando contra el coche.

                Nos despertamos pronto y nos fuimos a Edimburgo, esperando que el tiempo nos dejara disfrutar la ciudad. En la parada de autobús escuchamos hablar español a dos muchachos que  iban acompañados  de una pareja inglesa. En el autobús conversamos y quedamos para vernos de nuevo en el camping por la noche. La mujer inglesa hablaba un poco español y su marido nada, aunque por motivos de trabajo conocía España.

                Llegamos a Edimburgo y compramos las entradas para ver el castillo. Había mucha gente y tuvimos que hacer mucha cola. Las entradas eran caras. Para los cuatro nos costó 40 libras, aunque nos dijeron que esa misma entrada valía para visitar otros castillos de Escocia. Nos unimos a un grupo que empezaba una visita guiada, y le pedí a la guía que hablara un poco despacio ya que no hablo bien  inglés. La contestación de la guía fue  que el inglés era su segunda lengua ya que ella era griega. En definitiva nos unimos al grupo, y logramos entender algo de lo que decía. Al poco tiempo hizo su aparición la lluvia de Edimburgo que nos hizo apartarnos del grupo.

                 A la 1 en punto un soldado escocés colocó una salva en un cañón y tronó un fortísimo cañonazo que dejó un olor a pólvora. Previamente un gaitero perfectamente uniformado toca la gaita y después del cañonazo  la sigue tocando. La lluvia arreciaba, sin embargo el gaitero no perdía la compostura.

                Seguimos solos nuestra ruta por el castillo, y el tiempo se alternaba de calor a frio y de sol a lluvia. Vimos el tesoro de la corona escocesa, muy bien presentado con la historia de los reyes escoceses y sus luchas con los ingleses, así como las participaciones de Escocia en las diferentes guerras que ha tenido Europa. Tiene el castillo diferentes pabellones que ilustran esas participaciones así como las medallas conseguidas por sus soldados. Me llamó la atención una bandera nazi capturada por un batallón escocés en la segunda gran guerra. La visita al castillo nos  gustó mucho y merece la pena el dinero pagado.

                Visitamos  también las prisiones y antiguos calabozos. Están muy bien conservados y la visita merece la pena.

                Salimos del castillo en torno a las 16h 30 minutos con la intención de disfrutar más de la ciudad que a esa hora estaba llena de gente por la Royal Mail y Market Street, pero apareció de nuevo una lluvia fuerte que nos hizo guarecernos mucho tiempo hasta que cesó. Bajamos hasta la National Gallery. Previamente visitamos un mercadillo callejero y vimos  las numerosas actuaciones de todo tipo que estaban en la calle. Era fenomenal, el colorido y la cantidad de gente joven que había . Pudimos vivir el pulso de un Edimburgo en fiestas. Una ciudad preciosa con un clima terrible. 

De vuelta al camping, ya con las niñas muy cansadas, hemos cenado y después hemos compartido una charla muy interesante con los amigos que vimos por la mañana en la parada del autobús. Ha sido muy simpática la visita al bar del camping y hemos charlado de costumbres de sendos países.

                Ahora mismo hace una temperatura maravillosa en Edimburgo, pero como ya he dicho, no sabemos cuánto durará. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dame tu opinión:

Linkwithin.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...