22 julio 2010

Apuntes. Niños que comen de todo.


   Uno de los problemas más frecuentes que veo a mi alrededor es el
hacer que los niños coman de todo y se alimenten bien. 

  Sobre todo dada la alta incidencia de sobrepeso y obesidad infantil que tenemos en la actualidad, y que es debida principalmente a una alimentación poco sana, monótona, centrada en unos pocos alimentos, y a la baja actividad física de nuestros niños y adolescentes.

  Intentando cumplir esta tarea, como padres, cometemos errores que van en contra del objetivo que queremos conseguir. He aquí algunos consejos para simplificar las cosas.


  • Sacar a los niños de la cocina. Por los peligros que puede haber en ella, es normal que los padres, intentado protegerles, no los dejemos entrar. No obstante, es fundamental que participen, en función de su edad, y tomando las máximas precauciones de seguridad, en la preparación de la comida, para que consigan tener una buena relación con esta, y les sea más fácil abrirse a probar nuevos alimentos.
  • Presionarlos para que coman determinados alimentos. La presión para realizar algo es respondida con una reacción negativa, sobre todo en los niños, aunque esa presión vaya seguida de una recompensa posterior. Es mejor sugerir, "como sin darle importancia".
  • Mantener alimentos "apetecibles" fuera de su alcance. Si se restringe y se les priva de un alimento, lo querrán todavía más. Y se las apañarán para conseguirlo. Es aconsejable no llevar a casa alimentos que "vamos a esconder" o que estarán prohibidos.
  • Hacer dieta delante de los niños. Los niños tienden a imitar las preferencias de comida de los padres, y se muestran más proclives a probar alimentos que ven consumir a sus padres (tanto para los "buenos" alimentos, como para lo "no tan buenos"). Lo fundamental es predicar con el ejemplo.
  • Servir platos "aburridos". No hay que tener miedo de adornar los platos, pensando que dejan de ser nutritivos o saludables, es más, muchas veces los "adornos" los enriquecen nutricionalmente (añadir clara de huevo cocido picado, algunas hierbas picadas, lineas de tomate frito, o puntitos de mahonesa o mostaza, hilitos de aceite de oliva, figuritas con manzana o tomate.....)
  • Abandonar la lucha. Las preferencias por los alimentos de los niños, suelen ser cambiantes. Hay que seguir sirviendo platos sanos aunque se nieguen a probarlos. A veces hacen falta varios intentos y varios meses para conseguirlo.
Es muy importante empezar cuanto antes con la "educación nutricional" ya que es en la infancia donde se consolidan los hábitos alimentarios que se tendrán a lo largo de la vida. Ya sea el gusto por probar alimentos nuevos, como el acostumbrarse a los diferentes sabores y texturas, como la "naturalidad" de comer o no comer, determinados alimentos y sobre todo el saber optar, de entre un surtido, por los alimentos más sanos y saludables. Sin olvidar, claro está, que cada persona tiene sus gustos particulares, y sus preferencias o rechazos "innatos" por determinados alimentos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dame tu opinión:

Linkwithin.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...